Ahuyentadores de pájaros

Aspectos importantes que debe conocer:

Los ahuyentadores de pájaros son de gran eficacia en muchas situaciones, pero pueden no ser eficaces en otras.

Es importante que sepa cuándo le pueden servir y cuando no, así como distinguir qué aparato es el más conveniente en cada caso y si necesita combinarlo con otros métodos de ahuyentamiento.


Ahuyentadores de aves por sonidos

Para que se haga una idea, los ahuyentadores de sonidos servirán para aquellas especies que emiten sonidos de alerta cuando hay un peligro (gaviotas, gorriones, córvidos…) y no serán eficaces para las especies que no lo hacen (palomas y gorriones, por ejemplo).

Con respecto a las palomas, todavía no se ha inventado en el mundo ningún ahuyentador de palomas por sonido que funcione. Por mucho que le digan y le prometan… Se acostumbran a todo en muy poco tiempo. Le recomendamos que no compre ninguno para esa especie, independientemente del sonido que emita.

Para determinadas especies, los aparatos de sonidos sí son eficaces. Emiten una combinación de sonidos diferente para cada una, es decir, que el que vale para gaviotas no vale para estorninos y viceversa.

Nosotros modificamos los aparatos específicamente para cada cliente en función de su problema y de la superficie que necesita proteger.

¡Cuéntenos su caso y le recomendaremos lo más adecuado!



Ahuyentadores de aves por ultrasonidos

A diferencia de los anteriores que se basan en asustar a las aves, estos simplemente las incomodan.

Los ultrasonidos causan en determinadas aves y otros animales una sensación de malestar, dolor de cabeza y de oídos, lo que hace que se desplacen a otro lado, pero no sirven con todas las especies.

Por ejemplo, pueden funcionar con gorriones, golondrinas, aviones, vencejos, cigüeñas y otras especies. Con las palomas tampoco funcionan.

Su efectividad también depende, además de la especie, del lugar en el que se coloquen y del motivo por el que las aves están por allí.

Muchas veces no se puede garantizar el resultado y es necesario probar primero.

¡Llámenos y consúltenos su caso concreto para que le asesoremos lo mejor posible!