Esterilizar palomas: uso de anticonceptivos

Lo primero que voy a diferenciar son los términos “anticonceptivos” y “esterilizar”. Con el uso de anticonceptivos no se esteriliza a las palomas, sino que impide temporalmente que puedan procrear. Para la esterilización permanente habría que operarlas…

Dicho esto, los anticonceptivos que existen hasta ahora para las aves, son similares a la píldora que toman algunas mujeres para evitar quedarse embarazadas. Se basan en un suministro constante de hormonas impregnadas en grano u otro alimento que, si se interrumpe, deja de ser eficaz. 

Éste es uno de los principales factores a tener en cuenta para el éxito de un tratamiento hormonal en una colonia de palomas urbanas.

En algunas ciudades, a medio y largo plazo, se han obtenido buenos resultados, mientras que en otras se ha abandonado el proyecto porque los resultados no eran los esperados. 

¿Qué factores determinan el éxito o el fracaso? Son principalmente los siguientes: 

  1. Disponibilidad de alimento alternativo. Hemos dicho que para que el tratamiento funcione a medio y largo plazo es necesario que el suministro del grano hormonado debe ser constante, especialmente en los meses de mayor reproducción de las palomas, por lo que es imprescindible que las aves coman exclusivamente el grano que les suministremos nosotros. Si, por el contrario, unos días comen nuestro cereal hormonado pero otros días comen otras cosas, el proyecto fracasará. Esto es muy fácil que ocurra si cerca hay fuentes de alimento como campos de cultivo, industrias que manejan piensos o cereales, basureros o si simplemente los ancianitos del barrio se dedican a echar pan duro a las palomas. Es más, en algunas ciudades donde hay campos de cereales alrededor, las palomas ni siquiera comen en la ciudad sino que salen a comer al campo. Esto complica todavía más el proyecto porque habría que crear cebaderos en altura y sería casi imposible lograr que toda la colonia se alimentara exclusivamente con nuestro grano hormonado. El fracaso en esas situaciones está prácticamente asegurado.
  2. Aislamiento de la colonia. Éste también es otro aspecto importantísimo. Si nuestra colonia no está aislada, cuando suministremos el cereal con hormonas anticonceptivas, provocaremos un efecto llamada a las palomas de alrededor y cada vez habrá más y más palomas comiendo en nuestro cebadero. El problema es que tendremos que ir aumentando la cantidad de cereal hormonado y si se termina antes de que coman todas las palomas, las que no lo hayan comido irán a alimentarse a otro lado y se habrá roto la constancia en el suministro de las hormonas, con lo que podrán seguir reproduciéndose. Es más, si nuestra colonia no está aislada podemos provocar el efecto contrario, al atraer a la zona cada vez a mayor número de palomas, con lo que su número aumentará, los costes también y el proyecto será un fracaso.
  3. Climatología. Este factor influye notablemente en la comida disponible y en la duración de la época reproductiva de las palomas. En los países con inviernos duros y largos no suele haber comida disponible durante esos meses en los campos de alrededor de las ciudades que, incluso, se encuentran cubiertos por la nieve de vez en cuando. El frío y la ausencia de alimento hace que se incremente el número de fallecimientos en la colonia de palomas y reduce también la duración de la época reproductiva, con lo que se producen menos nacimientos. Por el contrario, en los climas cálidos suele haber más comida disponible alrededor de las ciudades y las palomas pueden reproducirse durante todo el año, aunque siempre son más prolíficas durante unos meses que otros. Teniendo todo esto en cuenta, es obvio que será más fácil asegurar que las palomas sólo comen nuestro grano hormonado en los climas fríos donde hay menos alternativas de alimento y, como también se reproducen menos, los resultados serán mucho mejores. Es decir, un tratamiento con anticonceptivos para palomas suministrados en el alimento será mucho más eficaz en el centro y norte de Europa, por ejemplo, que en el sur de Europa, o las zonas cálidas de Latinoamérica o África.

En definitiva, en países como España, el tratamiento con anticonceptivos para controlar la población de palomas urbanas es, en mi opinión, tirar el dinero. Es un gasto demasiado elevado para los resultados que se van a obtener porque no se logrará solucionar el problema. Existen métodos mucho más eficaces…

Nota: el texto redactado en este artículo está protegido por derechos de autor. Si piensa usted reproducirlo, pida primero autorización en http://www.controldeaves.com/contacto