Pinchos antipalomas: acero inoxidable vs policarbonato

Vea nuestros pinchos antipaloma de acero inoxidable en http://www.controldeaves.com/antipalomas y lea el siguiente artículo al respecto.

Los pinchos antipalomas son un elemento muy habitual para evitar que las palomas se posen en cornisas, canalones, vierteaguas, chimeneas, vigas, etc. Los hay de muchísimos tipos, aunque todos se basan en una línea de púas con punta roma para impedir el posamiento de las palomas sin herirlas.

 Ahora bien, no todos los pinchos antipaloma son igual de buenos y, de hecho, hay algunos realmente malos en cuanto a su calidad y resultados.

Los pinchos antipaloma suelen estar fabricados en los siguientes materiales:

  • 100% policarbonato
  • Base de policarbonato y púa de metal
  • 100% metal

Y, por supuesto, dentro de esas tres opciones, los habrá mejores y peores en función de la calidad de materiales en los que estén fabricados.

100% policarbonato

Son totalmente de plástico, los que más se ven y los que menos duran. Tanto es así, que casi nadie los instala por su corta duración en el tiempo. Hay que tener en cuenta que los pinchos se suelen colocar en lugares de difícil acceso y la mano de obra cuesta más dinero que el propio pincho, con lo que merece la pena poner uno que no se caiga al poco tiempo. Nosotros preferinos ni siquiera comercializarlos…

Base de policarbonato y púa de metal

Son los más habituales y con ellos se pueden obtener muy buenos resultados siempre que se escoja un modelo con suficiente número de púas y anchura adecuada, claro está.

Aquí también hay calidades que influirán en su durabilidad y eficacia. Lo más importante es que el policarbonato esté tratado contra los rayos UV (Ultra Violeta). Si no, en cuanto le dé el sol, la base se doblará y el pincho se caerá. Además, la base debe tener un grosor, flexibilidad y resistencia suficientes como para que las púas no se separen cuando se ejerza fuerza sobre ellas. Hay que recalcar que las palomas tratarán de posarse y tienen más fuerza de la que parece. Hay algunos modelos fabricados en Asia, sin menospreciar a nadie, que son tan malos que las púas se caen antes incluso de instalarlos.

Con respecto a la púa, también hay calidades que explicamos a continuación…

100% Metal

Me gustaría haber dicho 100% Acero Inoxidable, que es lo que debería ser, pero no puedo porque ahora algunos fabricantes ponen metales como alambre con un baño plateado para que parezca acero inoxidable sin serlo.

Desde luego, los pinchos que tienen la base y las púas de metal son los mejores porque el metal siempre durará más que el policarbonato, pero debemos exigir siempre acero inoxidable. ¿Se imagina unos pinchos que al cabo de unos años empiezan a oxidarse y a manchar todo de óxido? Menudo desastre. Además, es importante que la púa sea dura porque las palomas pueden hacer fuerza para pasar entre ellas y, si son blandas, lo conseguirán. Eso, con el Acero Inoxidable no ocurre.

Más de una vez he visto u oído que la gente se quejaba de que las palomas habían anidado entre los pinchos… Claro, han puesto un pincho malísimo y seguro que les han cobrado como si fuera bueno. O quizás cogieron el presupuesto más barato sin preguntar el tipo de material…

Teniendo en cuenta que lo caro es la mano de obra, elija siempre pinchos antipalomas de la máxima calidad, porque la diferencia de precio es pequeña pero tendrán garantía y mucha mayor duración.

Nosotros decidimos fabricar nuestros propios pinchos para ofrecer los mejores precios y la máxima calidad. Puede elegir entre:

  1. Antipalomas sobre base de Policarbonato con tratamiento anti UV y púa de acero inoxidable.
  2. Antipalomas 100% Acero Inoxidable.

Garatía, calidad y precio. Solicítenos el catálogo completo. En nuestra web http://www.controldeaves.com/antipalomas hemos colgado algunos de nuestros modelos pero no todos.


Antipalomas: Sistemas eficaces e ineficaces

Os doy la bienvenida al blog realizando un análisis de los sistemas antipalomas existentes en el mercado, para que podáis discernir claramente lo que funciona y lo que no.

Las palomas se acostumbran a casi todo. Es decir, que para ahuyentar palomas no sirven ni los ultrasonidos, ni los sonidos, ni las luces o brillos de ningún tipo, ni las siluetas, ni la mayoría de los repelentes químicos disponibles en el mercado, aunque algunos sí, como veremos más adelante. Y, por supuesto, los famosos CDs colgados de una cuerda tampoco.

Algunos clientes me insisten en comprar un aparato de ultrasonidos para ahuyentar palomas pero nosotros nos negamos a venderlo para este fin. Eso no significa que no funcionen con otras aves, pero con las palomas no. Ni el nuestro ni ninguno. Todavía no se ha inventado el aparato que las ahuyente.

Las palomas tienen una capacidad magnífica de adaptarse y, de hecho, no hay más que ver que vas andando por la calle y casi las pisas porque no se quitan. Se acostumbran a los coches, al ruido más ensordecedor, etc.

Entonces… ¿cómo solucionar un problema de palomas?

Hay 3 maneras: impedir que se posen, repelerlas o eliminarlas.

  1. Impedir el posamiento de palomas: se consigue mediante la colocación de pinchos antipalomas, redes o cualquier otra barrera que evite que accedan al lugar que queremos proteger. En función de cada situación es mejor una cosa u otra pero, si la instalación está bien hecha, la garantía de éxito es absoluta.
  2. Repeler palomas: existen algunos repelentes químicos realmente eficaces con las palomas. Los olorosos pueden dar resultado pero duran poco tiempo y yo me decanto totalmente por los geles, debido a los buenos resultados que hemos obtenido con estos productos. Su principio básico consiste en que a las palomas no les gusta tocarlos y se trasladan a otras zonas. Algunos pueden durar años a la intemperie y son muy discretos. Otra opción serían los sistemas electrificados, que deben ser instalados por un profesional y se suelen utilizar en catedrales y edificios históricos. Y en cuanto a la cetrería, es muy difícil lograr buenos resultados con los halcones porque las palomas se van cuando llega el halcón pero regresan cuando éste se marcha.
  3. Eliminar palomas: se consigue capturándolas. Esta es una opción magnífica porque se elimina el problema de raíz, “si no hay palomas, no hay problema”. Esta opción la suelen contratar Ayuntamientos, Industrias o Comunidades de vecinos, donde el espacio a proteger es tan grande que los otros métodos son inviables por su coste económico o efecto estético. No siempre es posible llevarla a cabo y debe realizarla un especialista para que el tratamiento tenga éxito. Eso sí, si se capturan las palomas, aunque no quede ni una, siempre existe la posibilidad de que en el futuro vengan otras, lo que se controla con un mantenimiento del servicio, como se hace con cualquier otra plaga urbana.

Lo mejor, si tiene un problema con palomas, es que nos cuente su caso concreto para que podamos recomendarle lo más adecuado para usted. Verá nuestros datos de contacto en www.controldeaves.com