Antipalomas: Sistemas eficaces e ineficaces

Os doy la bienvenida al blog realizando un análisis de los sistemas antipalomas existentes en el mercado, para que podáis discernir claramente lo que funciona y lo que no.

Las palomas se acostumbran a casi todo. Es decir, que para ahuyentar palomas no sirven ni los ultrasonidos, ni los sonidos, ni las luces o brillos de ningún tipo, ni las siluetas, ni la mayoría de los repelentes químicos disponibles en el mercado, aunque algunos sí, como veremos más adelante. Y, por supuesto, los famosos CDs colgados de una cuerda tampoco.

Algunos clientes me insisten en comprar un aparato de ultrasonidos para ahuyentar palomas pero nosotros nos negamos a venderlo para este fin. Eso no significa que no funcionen con otras aves, pero con las palomas no. Ni el nuestro ni ninguno. Todavía no se ha inventado el aparato que las ahuyente.

Las palomas tienen una capacidad magnífica de adaptarse y, de hecho, no hay más que ver que vas andando por la calle y casi las pisas porque no se quitan. Se acostumbran a los coches, al ruido más ensordecedor, etc.

Entonces… ¿cómo solucionar un problema de palomas?

Hay 3 maneras: impedir que se posen, repelerlas o eliminarlas.

  1. Impedir el posamiento de palomas: se consigue mediante la colocación de pinchos antipalomas, redes o cualquier otra barrera que evite que accedan al lugar que queremos proteger. En función de cada situación es mejor una cosa u otra pero, si la instalación está bien hecha, la garantía de éxito es absoluta.
  2. Repeler palomas: existen algunos repelentes químicos realmente eficaces con las palomas. Los olorosos pueden dar resultado pero duran poco tiempo y yo me decanto totalmente por los geles, debido a los buenos resultados que hemos obtenido con estos productos. Su principio básico consiste en que a las palomas no les gusta tocarlos y se trasladan a otras zonas. Algunos pueden durar años a la intemperie y son muy discretos. Otra opción serían los sistemas electrificados, que deben ser instalados por un profesional y se suelen utilizar en catedrales y edificios históricos. Y en cuanto a la cetrería, es muy difícil lograr buenos resultados con los halcones porque las palomas se van cuando llega el halcón pero regresan cuando éste se marcha.
  3. Eliminar palomas: se consigue capturándolas. Esta es una opción magnífica porque se elimina el problema de raíz, “si no hay palomas, no hay problema”. Esta opción la suelen contratar Ayuntamientos, Industrias o Comunidades de vecinos, donde el espacio a proteger es tan grande que los otros métodos son inviables por su coste económico o efecto estético. No siempre es posible llevarla a cabo y debe realizarla un especialista para que el tratamiento tenga éxito. Eso sí, si se capturan las palomas, aunque no quede ni una, siempre existe la posibilidad de que en el futuro vengan otras, lo que se controla con un mantenimiento del servicio, como se hace con cualquier otra plaga urbana.

Lo mejor, si tiene un problema con palomas, es que nos cuente su caso concreto para que podamos recomendarle lo más adecuado para usted. Verá nuestros datos de contacto en www.controldeaves.com